Los típicos cubos de rúbik vuelven con mucha fuerza. Y es que ahora tenemos muchas formas de aprender a hacerlos, no como antes que te aburrías al intentarlo y ver que no conseguías mucho…

Diferentes retos:

  • Completar una cara (capa).
  • Completar dos capas.
  • Completar el cubo entero.
  • Representar diversos patrones como los conocidos: mine craft o las cruces.

¿Qué aporta y qué aspectos trabajamos con él?

  • Motivación.
  • Momentos lúdicos y dinámicos, atractivos para el alumnado.
  • Memoria.
  • Atención y concentración.
  • Orientación espacial.
  • Coordinación (óculo-manual).
  • Motricidad fina.
  • Descubrimiento de habilidades.

Plantéalo como algo lúdico, no impuesto y presentando los diversos retos para que cada alumno vaya a su ritmo.

Intégralo en campeonatos matemáticos entre otras pruebas (retos) divertidas, combinándolo con otros recursos (Mentimeter, Classcraft…).

Leave a Reply